Introducción a los Códigos de Barra (Parte 1)

Introducción a los Códigos de Barra (Parte 1)

Los códigos de barra han revolucionado la manera en la que las empresas hacen negocio. Ayudan a rastrear los productos durante todo su ciclo de vida, desde que es creado hasta que es usado por el cliente final. Pero, ¿qué es un código de barra y cómo funciona?

Un código de barra se define como un patrón que es marcado en un producto, paquete o pieza, que puede ser leído por una máquina. Estos poseen información que funciona tanto para el área de producción como de mercadeo, así como para rastrear el producto durante todo su proceso.

Aunque existen muchos tipos de códigos de barras, en general se pueden agrupar en códigos 1-D y 2-D

Códigos 1-D

Estos códigos son los más conocido. Sólo contienen datos alfanuméricos. Cada carácter en el código representa algo diferente sobre el producto los cuáles son interpretados a través de una base de datos. Usualmente son leídos de izquierda a derecha y el ancho de cada espacio y barra representa un carácter en el código.

Para que el lector pueda localizar el código, a los costados de cada código de barras existe un margen, que es un espacio blanco que es, por lo general, entre siete y 10 veces más ancho que la barra más angosta.

Los códigos 1-D son leídos con escáneres laser. En ellos, un rayo láser golpea un prisma giratorio que dirige el rayo hacia el código y un sensor se encarga de detectar la intensidad con la que la luz es reflejada para distinguir entre las barras blancas y negras.

Los códigos de barra más comunes son los GS1, UPC (Código de Producto Universal), el cuál es muy común en bienes de consumo, EAN en la Unión Europea, y el código 128, el cuál puede describir cualquier carácter ASCII 128 y es común en logistica.

Códigos 2-D

Los códigos 2-D, a diferencia del 1-D, contienen información tanto horizontal como verticalmente, lo que les permite almacenar más datos. Por ejemplo, un código 2-D puede almacenar hasta 3,116 caracteres numéricos o 2,335 alfanuméricos, en cambio el 1-D sólo puede tener hasta 39.

Otra ventaja de los códigos 2-D es que, a diferencia de los 1-D, cuentan con corrección de errores. Uno de estos códigos, el DataMatrix, tiene la información codificada tres veces, lo que aumenta la posibilidad de que sea leído correctamente. Los lectores con visión, especiales para leer códigos 2-D, tendrían que hacer una lectura 10.5 millones de veces antes de tener una lectura errónea.

Este es un punto importante, un código 2-D no puede ser leído por un lector láser común, debe ser un lector especial con visión que permite leer el código tanto vertical como horizontalmente.

Mientras que un código 1-D cuenta con un margen, un código 2-D cuenta con un margen, un patrón de búsqueda y un patrón de reloj que sirven para ubicar el código, orientarlo correctamente y ayuda al lector a determinar cuántas filas tiene el código.

Los códigos 2-D más comunes son el DataMatrix, que se utiliza en la industria aeroespacial, defensa, medios impresos, el MaxiCode, un código basado en puntos que se utiliza en logística, códigos QR, utilizado en mercadotecnia y la industria automotriz, y Aztec, utilizado, usualmente, en venta de boletos.

Viendo el tipo de códigos de barra que existen, se puede ir notando que preguntas se puede hacer el usuario para seleccionar el más adecuado. ¿Qué tipo de información es la que quiero almacenar? ¿Qué uso le voy a dar? ¿Cuál es el proceso al que quiero darle seguimiento?

Además de esos, existen otros temas a considerar que se verán en los próximos artículos. Si desean conocer más sobre lectores y códigos de barras, no duden en contactarnos a nuestro correo ventas@i3.com.mx y de seguirnos en Twitter, Youtube, Linkedin y Facebook.

Contáctanos

VENTAS
Tel. (81) 5030 7700
e-mail: ventas@i3.com.mx

SOPORTE
Tel. (81) 5030 7700
e-mail: soporte@i3.com.mx


NACIONAL
Tel. 01 800 211 7700

Dudas o Comentarios